¿Qué significa ser emprendedor?

El espíritu empresarial ocupa un lugar destacado en la agenda social de hoy en día sin embargo, desde los días de Richard Cantillon, un economista francés que introdujo por primera vez el término “emprendedor” en 1755, éste ha sido uno de los temas más vagamente definidos en economía.

Este artículo ofrece una breve visión general del debate moderno sobre el espíritu empresarial y los empresarios.

¿Quién es un emprendedor?

Las ciencias sociales modernas ven al empresario como una persona que descubre oportunidades rentables disponibles en el mercado, se aprovecha de ellos introduciendo un producto o servicio específico, y asume los riesgos y la responsabilidad de dirigir un proyecto o empresa.

Son esas funciones las que distinguir al empresario del trabajador, que simplemente sigue las instrucciones de la dirección sin aventurarse por su cuenta.

¿Cuál es el concepto del espíritu emprendedor?

Los emprendedores son un factor importante para el éxito económico, ya que su presencia reducen el desempleo y promueven la innovación y el crecimiento. La dinámica de su participación en la población, cifrada actualmente en un 6,3% por Global Entrepreneurship Monitor (GEM), es un reflejo de las un buen rendimiento económico.

Lo que hace a un empresario es, por lo tanto, la cuestión clave en este sentido área de investigación.

El pensamiento más reciente afirma que el cumplimiento exitoso de las funciones empresariales requiere el una combinación adecuada de cualidades personales, como la perseverancia, la creatividad y la experiencia en una serie de ámbitos, flexibilidad, asunción de riesgos y responsabilidad, así como habilidades de aprendizaje.

Por otro lado, las oportunidades en el empleo remunerado, los costos y la disponibilidad de crédito, los valores culturales y otros factores externos definen si vale o no la pena convertirse en empresario, aunque se tenga lo que se necesita.

Estos dos grupos de factores influyen conjuntamente en la participación de los empresarios en la sociedad.

¿Cuáles son las mejores prácticas en materia de espíritu emprendedor?

Aunque los empresarios deben tener la combinación adecuada de cualidades personales, no necesariamente tienen que crear o ser dueños de ningún negocio, ya que sus funciones básicas pueden cumplirse dentro de la empresa.

De hecho, cada vez hay más pruebas de que las grandes empresas fomentan el espíritu emprendedor de forma intraempresarial por diversos medios, que van desde los sistemas de pago de incentivos hasta la concesión de más autonomía a las unidades clave, haciéndolas similares a empresas separadas.

Este tipo de iniciativa empresarial institucionalizada es particularmente relevante para estas industrias (p. ej, productos farmacéuticos y electrónicos), en los que la aportación de talento es elevada y la demanda del mercado aumenta constantemente, que desencadena la innovación y la actividad empresarial, pero donde al mismo tiempo la empresa los costes de puesta en marcha, el riesgo de fracaso y la escala eficiente de las operaciones son bastante grandes, lo que hace que sea difícil crear una nueva empresa.

Deja un comentario