¿Qué es el Outsourcing?

Cuando hablamos de outsourcing nos referimos a la subcontratación, externalización o tercerización que en el caso de las empresas significa utilizar los servicios de otras empresas contratándolas para que se ocupen de la producción u otras actividades propias de esta.

Cuando una empresa busca una fuente externa que pueda contratar para que se ocupe de ciertos procesos o actividades, con toda seguridad lo que se persigue es rentabilizar mejor sus recursos centrándolos en los aspectos de su negocio que considera medulares y por lo tanto de mayor importancia.

Dependiendo de la estructura de cada empresa, el servicio de outsourcing es contratado para distintas áreas y donde realmente son necesarios, es por eso que es posible encontrar presencia de contratación externa en gestión de llamadas telefónicas, recursos humanos, informática, contabilidad, administración y otras más.

Aun cuando cada empresa conoce cuáles son sus necesidades, la subcontratación de un servicio outsourcing puede tener tanto ventajas como desventajas por lo que sugerimos realizar un buen análisis previo antes de decidir si se optará o no por establecer relaciones con terceras empresas en función al impacto que esto supone.

Ventajas del outsourcing

  • Añade más competitividad a la empresa
  • Le otorga mayor capacidad de respuesta ante los cambios en su negocio
  • Posibilita la reducción de gastos en equipos y de manufactura
  • Puede enfocarse en actividades que son más importantes para el negocio
  • Le permite tener mayores recursos tecnológicos y humanos a  disposición de la empresa

Pero no olvidemos que también hay desventajas que se deben tener en cuenta, siendo estas unas de ellas:

  • Se corre el riesgo de caer en la deshumanización del trabajador
  • El precio de la subcontratación en muchas ocasiones termina siendo más alto de lo pensado
  • Hay posibilidades de que el trabajo de la empresa sea plagiado, lo que iría en perjuicio de esta
  • Se puede perder el control de la producción
  • Al cambiar de outsourcing se corre el riesgo de afectar de forma negativa la productividad y economía de la empresa
  • Cuando se trata de offshore outsourcing la probabilidad de despido de los trabajadores aumenta

¿A que nos referimos con el término outsourcing?

El termino outsourcing en ocasiones se refiere a la subcontratación de una empresa fuera del país de origen de la compañía contratante a la que se le asigna un trabajo determinado, el termino correcto para la subcontratación de empresas dentro del mismo país es “tercerización”, sin embargo, ambos se utilizan por igual y se entienden cómo lo mismo.

El outsourcing se posicionó desde hace ya tiempo como una tendencia que llegó para quedarse y esto tiene su sustento en el hecho de que cada vez más empresas están concienciadas en la necesidad de ser más eficientes, al mismo tiempo que reducen los costes de sus actividades y operaciones y para esto la tercerización es perfecta ya que:

  • Si cuentas con los especialistas que cuentan con la experiencia necesaria, puedes hacer mucho más eficiente este tipo de procesos y te ahorras la formación del personal.
  • Por otra parte, si se paga exactamente por lo que se va a utilizar, se reducirán automáticamente los gastos.

El entorno empresarial en general es muy dinámico y esto implica que las compañías de los distintos sectores deban adaptarse a los cambios lo más rápido posible, lo cual supone un reto muy difícil de superar y es aquí donde el outsourcing cobra importancia.

Y es que con la selección de la compañía adecuada se pueden satisfacer las necesidades de mano de obra especializada, profesional y capacitada, maquinarias, equipos y todo lo que necesitas para adaptarte a las nuevas exigencias del mercado, sin que tengas que emprender transformaciones importantes y altas dentro de la organización.

De hecho, algunos sectores demandan más la subcontratación de estos servicios debido a la dinámica natural de estos, como en el caso de la tecnología cuyos avances son tan rápidos que es imposible realizar las transformaciones necesarias a tiempo.

Esto obliga tanto a pequeñas como a grandes empresas a pensar tanto en la subcontratación mientras los proveedores de servicios invierten en la adquisición de herramientas tecnológicas aplicables en ciertas  actividades empresariales y en la preparación de su personal, de tal manera que estos puedan suministrar el servicio a quien lo necesite de forma oportuna.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar