¿Qué son los objetivos empresariales?

Los  objetivos empresariales son el punto fundamental de arranque de cualquier negocio o proyecto en el caso de empresas ya establecidas, consisten en la identificación y fijación de los objetivos que pretende lograr el ente y partiendo de allí, desarrollar las estrategias correspondientes de mercado, organización, etc., con la única finalidad de conseguirlas dentro del plazo previamente establecido.

Estos objetivos empresariales deben ir más allá de conseguir crear el negocio, reconocimiento de marca, servicios o productos y aumentar los beneficios.

De hecho, es importante que se complementen con objetivos de calidad de cara a los clientes, proveedores y empleados y en este último caso sin pasar por alto remuneraciones acordes con el trabajo desempeñado; así cada una de estas partes vinculadas al negocio va a mantener vivas sus aspiraciones y motivaciones para trabajar por el fin común.

Una empresa que no define sus objetivos probablemente no va a lograr lo que tiene pensado para su marca, por el contrario, corre el riesgo de tirar por el suelo toda la inversión que se ha hecho al desconocer en qué punto se encuentra y si los esfuerzos y el trabajo realizado están siendo efectivos o no.

Cuando hay objetivos claros que se deben cumplir en un plazo especifico, es posible fijar las estrategias, hacer el seguimiento, disponer de los recursos y modificar en el camino lo que no esté dando resultados, esto mantiene la motivación de los que forman el equipo de trabajo.

¿Cuáles son los tipos de objetivos empresariales?

Hay diversos tipos de objetivos, por ejemplo, de desarrollo, de crecimiento, de mejoras en calidad, de carácter social, ecológicos, expansión a otros mercados, etc., todos en función del tipo de empresa y las metas que desean conseguir.

La utilidad de los objetivos empresariales radica en que si un ente tiene metas de la índole que sean, es porque sabe a dónde quiere llegar, lo cual le lleva a diseñar las estrategias específicas como el medio que le va a permitir alcanzarlas.

Cuando tienes un equipo de trabajo con objetivos claros, se minimizan los errores, evitas la dispersión y animas a todos a trabajar por conseguir la meta en común.

¿Cómo deberían plantearse los objetivos?

La práctica empresarial de fijación de metas, define unas características que deben estar presentes a la hora de definirlas, como que sean objetivos específicos que se puedan medir, que sean prácticos, realistas y se puedan medir en el tiempo, algo que suele resumirse con el término SMART.

Fijar el plazo en el que se debe haber cumplido con el objetivo es fundamental, ya que evitas perder tiempo, esfuerzos, maximizas los recursos y puedes pensar en nuevas metas. Después es  importante que esos objetivos sean específicos y prácticos, lo cual facilita la valoración del progreso identificando si los esfuerzos están siendo efectivos para alcanzar las metas.

Existe la creencia de que las metas deben ser reales, alcanzables, para que no se genere desmotivación en el equipo cuando se hace cuesta arriba lograr los objetivos; sin embargo, hay quienes apoyan la teoría de Gary Hamel a la hora de plantear metas irracionales, lo que obligaría a fijar estrategias menos insulsas, más atrevidas  y dejar de lado el pensamiento de que hay cosas imposibles.

Antes dijimos que existen varios tipos de objetivos, te daremos a conocer algunos para que al final puedes definir cuál es el primero que necesitas fijar en tu empresa, toma buena nota.

Los objetivos aspiracionales

Cuando hablamos de aspiraciones no podemos auto limitarnos, hay que soñar en grande. Este tipo de objetivo            debe hacerte pensar en cómo quieres ver tu marca o producto en un plazo determinado, que esperas que la gente diga, si deseas ser líder en el sector, el más grande, el mejor o el más importante.

Los objetivos de negocio

Este objetivo apunta a lo económico, las metas aquí deben ser cortoplacistas, trimestral, semestral, anual, etc., piensa en lo que deseas conseguir con el producto o marca y de qué forma vas a lograr ganar más dinero:

a.- Ganando cuota de mercado desplazando a la competencia

b.- Aumentando las ganancias respecto al ejercicio económico anterior

c.- Aumentando las ventas respecto al ejercicio económico anterior

Los objetivos de marketing

Estos constituyen el medio para lograr los objetivos de tu negocio, consiste en fijar una estrategia que permita captar nuevos clientes o a consolidar los que ya tienes, pero ¿cómo se hace?

  • Utilizando los medios tecnológicos existentes para generar mayor tráfico de clientes en tu web
  • Mediante la captación de Leads
  • Lograr las conversiones necesarias, si el público que visita la web es el correcto se traducirá en ventas, suscripciones, descargas y otros
  • Conseguir que tu marca se posicione, sea referencia o mejore
  • Aumentar las interacciones en las redes, likes, retuits, comentarios, compartidos.
  • Con los contenidos adecuados expandir el alcance de tus publicaciones
  • Hacer crecer la cantidad de seguidores

La estrategia de marketing es vital para cualquier negocio, sin perder de vista que como empresa debes proporcionar los contenidos adecuados que describan perfectamente de qué va tu marca, producto o servicio, cuál es tu público objetivo principalmente; ya que si el contenido no es lo suficientemente atractivo la campaña de marketing no servirá de mucho.

Los objetivos de comunicación

Se debe identificar qué es lo que necesita tu marca, piensa en que sería:

Consideración

¿Deseas que cuando los clientes piensen en que necesitan un producto, la primera marca que se le venga a la cabeza sea la tuya? ¿Que la consideren como su primera opción?

Notoriedad

Una vez tengas un público objetivo necesitas que este comience reconocer tu marca, que al escucharla la recuerden y se decanten por tus productos o servicios.

Conexión

Aquí necesitas establecer conexiones con tu público objetivo, mediante experiencias de marca que inviten a la gente a involucrarse con ella, a tener empatía, a identificarse con tus productos y servicios.

Conocimiento

Buscas que tus clientes conozcan a profundidad tus productos, características, atributos, lo que te diferencia de otras marcas, que es lo mejor que ofreces y por qué te prefieren.

Los objetivos a largo plazo como los aspiracionales donde quieres ver a tu empresa como líder en el sector en cinco años, necesitan de objetivos intermedios hasta lograr el principal en el tiempo establecido.

Por último, es fundamental que tus objetivos puedan ser comparados contra otra cifra o con un periodo de tiempo.

 

Deja un comentario