¿Qué es una Joint Venture?

Joint venture es una asociación empresarial de carácter temporal, donde cada una de los asociados mantiene su identidad jurídica mientras trabajan en conjunto y se rigen por una serie de normas y directrices comunes.

Esta colaboración empresarial que puede ser de corto, mediano o largo plazo, funciona a la perfección cuando un grupo de empresas necesita llevar a cabo una determinada operación comercial, ingresar a un mercado de interés común temporalmente para obtener beneficios y donde se distribuyen a criterio los riesgos, el personal, las tareas, las inversiones, gastos y beneficios.

¿Cuáles son las principales características de joint venture?

La empresa conjunta busca lograr la integración de conocimientos, sistemas y procesos para orientarlos a un nuevo objetivo, por lo tanto se convierte en un negocio como cualquier otro, solo que esta vez el o los socios van a reportar resultados favorables o no en las cuentas de resultados y en función a como se haya establecido jurídicamente la unión.

Estas son las características principales:

  • Es un contrato de colaboración empresarial, sin una denominación especifica
  • Las empresas participantes mantienes su individualidad jurídica
  • Todas las empresas persiguen una utilidad común que se refleja en el contrato
  • Todo es compartido, utilidades, pérdidas, inversión, personal y funciones
  • Los aportes no siempre son de dinero, las sinergias consisten en compartir conocimientos, tecnologías o lo que se necesite para lograr la utilidad común
  • Por lo tanto las aportaciones varían, dependiendo de lo que se quiere lograr, pueden ser servicios, estrategias, bienes, etc.
  • El propósito de joint venture siempre va a ser uno, claramente definido y siempre con una duración limitada, no importa si es corta o muy larga
  • Puede darse el caso de una representación recíproca entre los participantes
  • La colaboración entre las empresas se controla de manera conjunta
  • Hay un objetivo en común, que debe estar claramente establecido en el acuerdo

Categorías de joint venture

En función a las características de cada contrato, podemos hablar de tres categorías de joint venture, la de alianzas estratégicas, de coinversión y contractual y hay que decir que estas colaboraciones estratégicas entre empresas con miras a lograr una meta en común, tiene ventajas y desventajas que es importante destacar.

Entre las ventajas más relevantes tenemos que se comparten los riesgos junto con los gastos, donde incluso es posible disminuirlos, se logra competir de forma más eficiente, entrar a otros mercados o consolidarse en uno, unir los recursos monetarios para aumentar el poder económico y desarrollar las actividades con más comodidad, tener acceso los recursos de las otras empresas y viceversa, incrementar tu competitividad en un mercado donde solo no sería posible o necesitarías mucho más inversión, aumentar la base de clientes, compartir los costes de marketing, aprender sobre el know how de las asociadas y crecer en conocimientos compartiendo los tuyos.

La contabilidad puede llevarse de forma independiente o simplemente registrándose en las cuentas de cada una las operaciones derivadas del contrato,  adquiriendo posibilidades de distribuir los gastos y obtener ganancias, lo cual es una ventaja contable.

Respecto a las desventajas y si no se hace una correcta selección del o los socios, se corre el riesgo de caer en algún conflicto de intereses, dificultades para integrarse en un mercado desconocido por alguna de las empresas y dificultades para integrarse en otras áreas, la comunicación y decisiones estratégicas deben ser muy acertadas para que el joint venture cumpla su objetivo.

Lo recomendable es que se establezca entre compañías que se complementen entre sí.

Habíamos mencionado antes, brevemente los tipos de joint venture, así que ahora hablemos un poco de que va cada uno:

Joint venture de alianzas estratégicas

Tal y como su nombre lo sugiere, los aportes de las empresas participantes van más allá de la información, experiencias, conocimientos, tecnologías y una serie de características que son las que se necesitan para logran el fin del colectivo.

Joint venture de coinversión

Este tipo de alianza sí que necesita el aporte de bienes o de dinero proveniente de las partes, creando la directriz con el fin de obtener ganancias superiores y la incursión en otros mercados lo que no sería posible sin el joint venture.

Joint venture contractual

En estos casos prevalece una regulación bastante estricta entre las partes, donde las mismas desempeñan una misma actividad  pero se establece muy claramente cuáles son las que le competen a cada una, entre otros aspectos de obligatorio cumplimiento.

Por lo general, joint venture tiene lugar cuando las inversiones en determinados proyectos de una sola empresa son de gran envergadura a nivel económico y necesitan además mucho tiempo para su ejecución.

La alianza con otras empresas que compartan ese mismo interés es una excelente oportunidad de lograr ese objetivo en menos tiempo y con menos inversión maximizando el aprovechamiento de los recursos, estrategias, conocimientos y tecnologías de las partes y mientras cada una puede seguir desempeñando su trabajo sin que ese proyecto en común interfiera en ello.

Lo más común es que se establezca entre empresas de países diferentes, sobre todo cuando se quiere ingresar a otros mercados.

La regulación de joint venture está contenida en el Código Civil, en el Código de Comercio y en la normativa de la Unión Europea.

Esta unión estratégica implica la creación de una sociedad conjunta que puede ser S.A o S.L, una vez establecida la misma además de regirse por lo que se ha acordado en el contrato, deben apegarse a la normativa existente de las sociedades de capital.

Un buen ejemplo de joint venture que podemos ofreceros, consiste en una empresa que tiene un producto determinado que ofrecer en un mercado diferente al local donde se desenvuelve su negocio, esto está muy bien, ya que puede entrar en ese otro mercado internacional de forma independiente o  puede buscar un aliado que le permita usar los medios de promoción y distribución de los que dispone para introducir el producto, que también puede ser una marca o servicio; de todo esto se desprenden las ventajas para el bien común ya que ambas están aportando lo necesario para lograrlo.

Deja un comentario