Direct Lending: financiación directa para las empresas

Los bancos y las corporaciones que trabajan alrededor de estos han sido, tradicionalmente, los principales motores y activos a la hora de financiar empresas, desde las pymes más pequeñas a las grandes multinacionales.

Una organización, con la liquidez adecuada, puede llevar a cabo todo tipo de procesos para crecer y poner sus productos y servicios a disposición de la sociedad; sin embargo, no siempre es posible recibir esta ayuda, y menos en una época donde occidente no se ha recuperado totalmente de la crisis económica a día de hoy.

Por ello, han surgido vías de financiación alternativas para estos proyectos: aunque seguramente el más conocido sea el crowdfunding, hoy vamos a conocer un nuevo concepto llamado Direct Lending, un sistema de financiación que ha revolucionado el día a día de las pymes y las medianas empresas y que ha sabido cubrir la demanda de financiación que ha generado la crisis económica y el inmovilismo de los bancos.

¿Qué es el Direct Lending?

Direct Lending es una forma alternativa de financiación que hace que las organizaciones no dependan de los préstamos bancarios, los cuales son difíciles de conseguir para ciertos organismos en estos tiempos.

Direct Lending o Préstamos Directos, basa su propósito en dotar a las pymes y autónomos con recursos financieros con flexibilidad y que aporte garantías al proyecto. Concretamente, destacan la flexibilidad y las condiciones que ofrece la alternativa, superiores a las entidades tradicionales.

En lugar de bancos, este sistema se sirve de fondos de inversiones, planes de pensiones y entidades privadas para adquirir capital para las empresas.

Además, en España no existe una legislación que limite esta actividad de forma excesiva, hecho que sí ocurre en otros países, por lo que es una opción más que interesante para prestamistas que quieren salir de los marcos establecidos por los bancos y entidades financieras más clásicas.

¿Cómo funciona el Direct Lending?

Como hemos mencionado anteriormente, los protagonistas de este tipo de financiación son los fondos y planes de inversión muy grandes que buscan obtener rentabilidad al ceder dinero, cediendo cantidades que pueden partir del millón de euros hasta los 350 millones de euros.

Cuando una pyme u organización quiere recibir esta ayuda para así poder funcionar a corto plazo, se pone en contacto con los prestamistas y estos, tras analizar el proyecto, aprueban o niegan la ayuda económica solicitada.

Aunque este proceso sea prácticamente igual al de los bancos habituales, los inversores privados solicitan menos garantías y ponen menos obstáculos, por lo que el proceso de financiación se torna más amena y rápida.

En cuanto a la devolución del capital, el interés suele variar de una entidad a otra, pero es común solicitar alrededor de un 8% en concepto de interés. Aunque esta cifra sea ligeramente superior a la prestada por los bancos, hay que tener en cuenta que las condiciones para obtener la ayuda son más favorables, convirtiendo el Direct Lending en una gran alternativa a la hora de financiar empresas y proyectos.

Otra de las grandes ventajas de este sistema de financiación es que el plazo de amortización o devolución del dinero prestado suele ser más extenso que el proporcionado por los bancos, por lo que las empresas pueden ir devolviendo el dinero de forma más cómoda y tranquila, sin verse con el agua al cuello.

Aun así, y a modo de conclusión, hay que remarcar que el Direct Lending no ha sido creado para sustituir a los bancos y proporcionar más poder a las empresas privadas, sino que ha surgido como una alternativa a la crisis de los bancos, alternativa que puede y está conviviendo perfectamente con los bancos y otros sistemas de financiación que existen en nuestra sociedad.

Además, cabe destacar que es una forma de préstamo nuevo, por lo que no existen todavía demasiados agentes implicados en el sector, por lo que todo apunta a que a medida de que ésta alternativa se abra camino, los precios de los intereses disminuirán debido a la competencia.

Sin duda, estamos ante una forma de financiación que hará que los proyectos que no han obtenido el respaldo de los bancos puedan salir adelante.

Deja un comentario